urbana - espacios
Policiales |

Confesó que mató a su hijo porque su vida familiar "se convirtió en un infierno"

El agresor denunció que su hijo los tenía amenazados y les robaba.

El hombre de 74 años, confesó que mató a su hijo porque el joven los tenía amenazados y les robaba. El hecho quedó filmado por una cámara de seguridad. El chico apareció asesinado al costado de la ruta 11. El único imputado hasta el momento es su propio padre, donde encontraron y secuestraron la escopeta con la que le disparó al hijo en el barrio La Nueva Hermosura, en Berisso.

El fiscal lo indagó por “homicidio calificado por el vínculo y agravado por el uso de arma de fuego”. El hombre confesó que mató al hijo cansado del “infierno que les hacía vivir” a toda la familia. Según la calificación del delito, le correspondería la máxima pena, que es prisión perpetua. Pero, la fiscal no pidió la detención del acusado.

El caso

A las 21.30 del domingo, varios vecinos llamaron al 911. Minutos después policías del Comando de Patrullas encontraban a Fernando Zermoglio en Ruta 11 y 644, a dos metros de su automóvil Chevrolet Corsa de color gris, tendido boca abajo, con sangre en la boca y la nariz. Cuando llegó la ambulancia, se constató que estaba muerto. Los forenses determinaron que tenía un disparo en el hombro derecho.

Luego, su padre, Mario, se presentó en la escena e identificó al cuerpo. Además, dijo que “era adicto a las drogas, estuvo preso y podría tratarse de un ajuste de cuentas”.

Una vez en el lugar, la fiscal Cecilia Corfield entrevistó a los vecinos y pidió los videos de las cámaras de seguridad. “Está filmado el crimen”, confirmó un investigador. Y agregó: “Se ve cuando el fallecido llegó al barrio, se bajó del coche y abrió una hoja del portón de hierro. Cuando estaba por abrir la otra apareció el padre, le disparó un escopetazo y se fue”.

En tanto, los investigadores develaron que se trató de conflictos familiares que terminó con el asesinato. Los investigadores aclararon que “cómo lo mató está claro porque quedó filmado”. Aunque, sólo que restaba conocer el motivo.

Un testigo, dijo que el acusado en los últimos años se cansó “de comprar teléfonos porque su hijo se los robaba para venderlos, le sacaba plata para drogarse o emborracharse, había amenazado con matarlos y un par de días antes le habían quemado en La Balandra el auto que Mario le había comprado para que lo trabajara como remís“. El joven fallecido tenía varias causas penales, algunas por violencia de género.

FUENTE: Radio Mitre

Dejá tu comentario