Nacionales | Guerra de Malvinas

El exsoldado de Malvinas recuperó el casco que le salvó la vida

El veterano de la Guerra de Malvinas Jorge ‘Beto’ Altieri pudo sobrevivir a la contienda en la batalla de Monte Longdon gracias a su casco. Ahora, 37 años más tarde, pudo volver a tenerlo en sus manos.

El exsoldado no tenía conocimiento de la existencia del casco hasta hace cuatro años cuando supo que el objeto al que le debía tanto iba a ser subastado por eBay, con una base de 10.500 libras esterlinas (más de medio millón de pesos). Al ver el precio y después de algunos tira y afloja con la persona que se lo quedó, pensó que ya nunca más podría volver a tenerlo con él. Sin embargo, un empresario anónimo lo compró y decidió devolvérselo. “Con mis compañeros combatí contra el Tercer Batallón de Paracaidistas británico en Monte Longdon, donde fui alcanzado por una esquirla de una bomba inglesa que mató a varios de los nuestros e hirió a muchos, y ese casco me salvó la vida”, contó el excombatiente tras conocer la noticia de la subasta entrevistado por Télam.

La esquirla le pegó justo en la frente y dejó un agujero en el casco, que incluso era visible en las imágenes de la página de subasta. La herida le hizo perder la visión en el ojo izquierdo y además afectó al tejido encefálico de la zona izquierda del cerebro, que coordina la conducción del brazo derecho, la pierna derecha y el habla. “Pensé que no iba a volver a ver ese casco que me salvó la vida nunca más, hasta que hace cuatro años un muchacho me informó que mi casco estaba en una subasta en internet en Londres; yo al principio no lo creí posible, pero él me mostró las fotos en las que se veía el agujero de la esquirla y la etiqueta que yo le había puesto con mi nombre y regimiento del lado de adentro”, relató.

Ayer, finalmente se reencontraron objeto y dueño. Las lágrimas le cayeron por las mejillas cuando por fin lo tuvo entre sus manos. “Este casco me dio todo, me dio la vida, me los dio a ustedes”, expresó en diálogo con Infobae ayer. “Fijate cómo está roto, los pibes no me lo habrán sacado por temor a romperme más la cabeza, el casco fue conmigo hasta el hospital de Malvinas en Puerto Argentino y recién ahí me lo quitaron. Fue como si me hubieran sacado parte de mi cuerpo, pero ahora lo tengo nuevamente conmigo”, manifestó.

Dejá tu comentario