Policiales |

El hombre hallado muerto en El Bolsón era oriundo de Comodoro Rivadavia

Las autoridades policiales ya identificaron el cadáver, hallado el lunes en las afueras de la localidad. Se trata de Juan Fernando Ojeda (39), un conocido delincuente de Chubut que tenía familia en El Hoyo, a 14 kilómetros de El Bolsón. Contaba con un extenso prontuario que incluía un homicidio, robos y acusaciones por encubrir a sus socios delictivos en esa provincia patagónica.

El 8 de diciembre de 2012 Ojeda asesinó a Marcos Gajardo (18) en el barrio Moure de Comodoro Rivadavia, delito por el cual fue condenado a 4 años de prisión efectiva. En 2016 la Justicia de Chubut le otorgó la prisión domiciliaria y en junio de ese mismo año se escapó. Desde entonces permanecía prófugo.

Aunque era oriundo de Comodoro Rivadavia era un visitante asiduo de El Bolsón y el Hoyo, según trascendió.
La prensa de Chubut ha retratado a lo largo de los últimos siete años las andanzas de Ojeda. El delincuente se había tatuado en el pecho la figura del Gauchito Gil.

Una persona que estuvo en contacto en los últimos días con Ojeda reconoció frente a los investigadores que la víctima mantuvo una fuerte discusión con un conocido distribuidor de drogas de El Bolsón.

La pelea habría terminado en amenazas para Ojeda, quien, creen los investigadores, debía dinero o se había quedado con alguna parte de la droga del narco con el que operaba en la zona.

Las consecuencias fueron trágicas. Este lunes una vecina del barrio semi rural Almafuerte descubrió su cuerpo con evidentes señales de tortura en un barranco de Loma del Medio, un sector alto desde el que se puede visualizar todo El Bolsón.

QUEMADURAS EN EL ROSTRO Y CORTES EN EL CUERPO

Según relataron los vecinos, el cadáver tenía las manos y los tobillos atados con un alambre. Además, presentaba cortes en el cuerpo y tenía la cara quemada. El homicidio habría ocurrido hace unos cuatro días.

Según la reconstrucción preliminar, Ojeda fue puesto de rodillas y luego ejecutado no sin antes atravesar un infierno. Las quemaduras del rostro y los numerosos cortes obedecerían a un proceso de tortura que pudo haber durado un buen tiempo, especulan los investigadores

Tras el crimen, el cuerpo de Ojeda fue lanzado por un barranco, pero quedó atrapado por una rama a metros de un sendero que utilizan las familias del barrio. La vecina que lo encontró lo percibió apenas cubierto entre la vegetación.

El fiscal de la Unidad Descentralizada Francisco Arrien sumó a un equipo de investigadores para resolver el caso que este miércoles por la mañana volvió a recorrer el lugar en el que hallaron el cadáver.

Se espera que en las próximas horas Arrien haga público un comunicado con detalles de la autopsia y de sus primeras indagatorias.

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario