Medio Ambiente | medio ambiente

El plástico causa un mar de problemas

El plástico, un elemento indispensable para la vida humana, ha transformado el mar en el gran vertedero del planeta. Cada año más de ocho millones de toneladas de plástico son arrojadas al mar y, una vez allí, esos desechos se descomponen en pequeñas partículas llamadas microplásticos, con nefastas consecuencias para la flora y la fauna de los océanos. Se trata de una contaminación que afecta a ballenas, tortugas marinas, aves, peces, arrecifes de coral y a un sinnúmero de otras especies y hábitats marinos.

El vertido de plástico a los mares ha alcanzado tal dimensión que ya debemos tristemente hablar de una crisis planetaria. Hay estadísticas que indican “que el 70% del plástico que llega a los océanos se hunde y solo vemos el 30%”, señala Nadia Balducci Cordano, bióloga especializada en gestión ambiental e innovación social y directora general de Life Out Of Plastic, una empresa social peruana que se dedica a generar conciencia acerca de esa contaminación.

Según el pronóstico del Foro Económico Mundial, en 2050 habrá más plástico que peces en el mar y, para entonces, el 99% de las especies de aves marinas del mundo habrá ingerido este material no degradable, según estadísticas de la Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. Es que una de las principales razones por las cuales la contaminación plástica es un problema es que no se degrada ni desaparece.

La utilización de toneladas de plásticos solo por instantes es un hecho que alcanza una dimensión ética. No es posible continuar con acciones que benefician a muy pocos y que disparan efectos tan adversos como perdurables para todo el planeta. Se requieren medidas urgentes para prevenir y minimizar el impacto de los envases sobre el entorno. Es fundamental promover su reutilización y reciclado, incorporar el análisis del ciclo de vida en los procesos de diseño y producción y promover la responsabilidad de los productores, consumidores y usuarios en la gestión integral de los envases y sus residuos. Para ello serán fundamentales la educación y el apoyo de iniciativas públicas y privadas que tengan por objetivo la sustitución del plástico por otros materiales que no degraden el planeta. Se necesita del esfuerzo de todos. No es tarea fácil ni las acciones serán suficientes mientras no prevalezca la conciencia sobre la responsabilidad de todos los sectores de la sociedad.

Fuente: La Nación.

Dejá tu comentario