Medio Ambiente | Ballena | Chubut | Península Valdés | puerto madryn

El seguimiento satelital de 23 ballenas tuvo "resultados muy satisfactorios"

El director del laboratorio de Mamíferos Marinos del Centro Nacional Patagónico con sede en Puerto Madryn, Enrique Crespo, informó hoy que tuvo "resultados muy satisfactorios" el seguimiento satelital que se realiza a 23 ballenas a las que se les colocaron dispositivos durante este año.

"Este es un trabajo que se viene realizando hace 5 años de manera conjunta con biólogos de Brasil y Estados Unidos para seguir el comportamiento de las ballenas y su derrotero en el mar en busca de alimentos y otros aspectos que nos permiten conocer esta especie", dijo a Télam Crespo.

El especialista sostuvo que "el foco de interés son ejemplares de ballena franca austral (Eubalaena australis) a las que se les implantó el dispositivo y están con destinos diversos. Hay ejemplares que navegan hacia el sudeste -la zona de las islas Georgias-, y otros que van hacia el norte, cerca del talud continental donde hay corrientes submarinas que aportan nutrientes y alimento".

ballenas en puerto madryn.jpg

El seguimiento satelital se realiza a través de dispositivos implantados en la zona dorsal de los cetáceos cuya lectura se procesa en el Centro Nacional Patagónico (Cenpat), dependiente del Conicet, localizado en Puerto Madryn.

En total se colocaron 47 dispositivos, de los cuales 23 se "marcaron" este año.

Crespo explicó que "la colocación es compleja porque se tienen que dar varios factores, entre ellos que la navegación no sea muy brusca".

La intención es aprovechar al máximo la capacidad del aparato tecnológico porque el cuerpo de la ballena termina expulsando el dispositivo con los meses "tal como nuestro organismo expulsa a una espina por ser un cuerpo extraño", comparó.

temporada-2018-madrecria-2x.jpg

Los ejemplares de ballena fueron "marcados" en los golfos de Península Valdés, sobre el noreste del Chubut en el marco del proyecto "Rutas de migración y potenciales áreas de alimentación de la Ballena Franca Austral".

El método de seguimiento, que comenzó de manera experimental en 2014, consiste en la colocación de un dispositivo elaborado en acero quirúrgico de una sola pieza, esterilizado y aplicado de tal forma que queda fijado dentro de la piel y el tejido subcutáneo del animal, sobresaliendo solamente la antena.

"Los dispositivos permanecen en el cuerpo entre 3 o 4 meses, porque luego la propia anatomía de la ballena los expulsa, el máximo que hemos seguido fue por 8 meses pero es una excepción", reveló el biólogo.

Dejá tu comentario