la ciudad y la gente |

El tiempo pasa y… ¡el humo no se va!

El humeante resto de los basurales que circundan a la Villa no hace más que predisponer de mala manera el semblante de los radatilenses que, cansados en su lucha por un ambiente mejor, siguen sin encontrar respuestas.

El fin de semana que pasó dejó una nueva y pérfida imagen de lo que es vivir en la zona alta de la ciudad, como Solares del Marqués o El Mirador, barrios que en ese marco, distan de tener un privilegio, sino que más bien resultan perjudicados por las corrientes de viento que arrastran dicha contaminación hacia su ubicación.

Se trata de los dos barrios más cercanos al basural de Rada Tilly en el caso de los mencionados, pero la molestia se suma a muchos más sectores de la ciudad, lo que ha sido en reiteradas ocasiones motivo de tratamiento en diferentes sesiones del Concejo local pero sin soluciones a la vista, que también resulta dañada justamente en lo panorámico por la densa columna que emana de los lugares referidos, tanto el relleno sanitario de la vecina Comodoro Rivadavia, como el de nuestra localidad.

Ya desde marzo se proponía como muy importante la necesidad de contar con un cerco perimetral en el basural de nuestra localidad, que sirva de barrera ante la voladura de bolsas, cartones y envases de telgopor, que perjudican directamente a los vecinos del barrio El Mirador, a lo que se suma que los días en que hay viento desde el oeste -la gran mayoría-, la contaminación es aún mayor, ya que se suman los efectos del humo, producto de la quema no controlada de residuos, extendiendo los efectos hacia toda la comunidad.

Es entonces que radica la necesidad de hacerse cargo del problema real de contaminación grave que genera el basural local a toda la comunidad, sumándose a ello lo proveniente desde Comodoro. Los controles solicitados no parecen alcanzar y no se divisa un plan de manejo serio del basural desde la gestión municipal de Rada Tilly, lo que hace que sea un foco contaminante de importancia para nuestra localidad, generando voladura de basura, proliferación de moscas y roedores.

Dejá tu comentario