Medio Ambiente |

En consonancia con Europa, la Ciudad de Buenos Aires prohibió los sorbetes

En sintonía con la campaña mundial para reducir la utilización de plásticos descartables o "de un único uso", la ciudad de Buenos Aires les dice adiós a los sorbetes.

Su circulación será prohibida de manera progresiva: en primera instancia, con la publicación en el Boletín Oficial, ya no se podrá ofrecer ni colocar este artículo a la vista de los clientes; luego, en seis meses, quedará completamente vedada su entrega. Según estimaciones oficiales, dos millones de sorbetes son consumidos al mes solo en patios de comidas de shoppings situados en los distintos barrios porteños. El descarte de estas bombillas equivale a 1,7 toneladas de plástico.

La norma, firmada en una resolución por el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli, alcanza a hoteles de cuatro y cinco estrellas, shoppings, galerías y centros comerciales a cielo abierto, locales que posean una concurrencia de más de 300 personas por evento y establecimientos pertenecientes cadenas comerciales (más de cinco sedes identificadas bajo una misma marca comercial, sin distinción de su condición individual de sucursal o franquicia).

También quedarán prohibidos los sorbetes en los locales de baile y comercios donde se sirven y/o expenden golosinas, comidas y/o bebidas; comercios que elaboran y/o expenden productos alimenticios de venta inmediata, comercios que expenden y/o fraccionan productos alimenticios, comercios donde se sirven o expenden comidas y locales para la venta de golosinas envasadas. La resolución, en cambio, no abarca aquellos envases de jugos y leches que vienen acompañados por pequeños sorbetes; no fueron incluidos, explicaron fuentes oficiales, porque son productos elaborados para todo el país y la Ciudad no puede interferir en la regulación de ese circuito.

Este es un paso más hacia la reducción de plásticos de un solo uso, que le hacen un daño enorme al ambiente. Desde la Ciudad nos sumamos para impulsar y garantizar la reducción del consumo de sorbetes, así como lo hicimos con las bolsas, destacó el funcionario. Este es un paso más hacia la reducción de plásticos de un solo uso, que le hacen un daño enorme al ambiente. Desde la Ciudad nos sumamos para impulsar y garantizar la reducción del consumo de sorbetes, así como lo hicimos con las bolsas

Fuente: La Nación.

Dejá tu comentario