urbana - servicios 2020
Internacionales | medio ambiente

Encuentran un extraño mamifero que se creía extinto hace más de 50 años

Durante cincuenta años los científicos han pensado que la musaraña elefante somalí (o sengi somalí) se había extinguido

Este pariente lejano de los osos hormigueros, elefantes y manatíes, del tamaño de un ratón, con poderosas patas que le permiten correr a velocidades de casi 30 kilómetros por hora no había sido visto en medio siglo. Solo se podían observar los especímenes disecados en los museos de historia natural como única evidencia de que un día existió. Pero, en realidad, este pequeño mamífero seguía deambulando por la Tierra y lo que es más importante: su hábitat no se limitaba únicamente a Somalia.

Una misión de investigación patrocinada por la asociación Djibouti Nature buscaba diferentes tipos de sengis en Djibouti, la pequeña nación costera del Cuerno de África que limita con Somalia, Etiopía y Eritrea. El equipo instaló más de 1.250 trampas llenas de crema de cacahuete, avena y extracto de levadura en 12 áreas diferentes. «Nuestras entrevistas con pueblos nómadas y pastores locales indicaron que veían sengis con regularidad y siempre nos dijeron el mismo nombre común (Wali sandheer)», explicó a AFP Houssein Rayaleh, de la Asociación Djibouti Nature.

Incluso el investigador afirmó que él mismo había visto sengis durante su trabajo, si bien nadie había podido comprobar si se trataba de los sengis somalíes que se pensaban extintos.

«No puedo creerlo»

Por ello, el equipo también incluyó al experto mundial en musarañas elefante Galen Rathburn, que había estado estudiando a las criaturas durante décadas pero nunca había visto una. «Así que cuando abrió la primera trampa y miró, me dijo: 'No puedo creerlo, nunca había visto una'», cuenta Steven Heritage, del Centro Lémur de la Universidad de Duke y también parte del estudio al respecto que se acaba de publicar en la revista « PeerJ». Rathburn murió de cáncer poco después de concluir la expedición.

Los investigadores recolectaron 12 especímenes más allá de las fronteras de Somalia -cuando lo normal en estos casos es encontrar uno, dos o tres, como mucho-, lo que lleva a la deducción de que este pequeño mamífero ha ampliado sus fronteras vitales. El equipo piensa que está instalado, concretamente, en Somalia, Djibouti y Etiopía.

Y aunque no pueden estimar el tamaño de la población, creen que el sengi está prosperando: «Toda la gente local sabía sobre esto, por lo que no puede ser tan extraño. Además, sus hábitats no están amenazados por la agricultura y el desarrollo humano, ya que viven en un entorno muy árido donde no hay un futuro previsible para la agricultura», informan los científicos. Por ello han pedido que se revalúe el estado del sengi somalí en la lista de criaturas vulnerables de «datos insuficientes» a «preocupación menor». No todo van a ser malas noticias para el reino animal.

FUENTE: ABC España

Dejá tu comentario