Economía | concejo deliberante | municipalidad | patagonia | Comodoro Rivadavia

FoodTrucks: " Se debe regular a todos por igual "

Así lo expresó, Cristina Galand, titular de la Asociación Empresaria y Hotelera Gastronomica de Comodoro Rivadavia.

Integrantes de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica (AEHGPC) fueron recibidos el jueves pasado en Plenario en el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia para que expusieran sus apreciaciones acerca del Proyecto de Ordenanza que busca regular y ordenar la venta en la vía pública a a través de los FOODTRUCKS (carros expendedores de comida). La misma fue presentada por el bloque Cambiemos y sería tratada este jueves en la última sesión del año.

La AEHGPC, desde hace 50 años nuclea al sector Hotelero y Gastronómico de la Patagonia Central, y declaró durante la reunión, que no solo acompaña la iniciativa de regular y ordenar la venta de alimentos en la vía pública, sino que además la considera necesaria, aunque puso de manifiesto algunas observaciones que según indicaron servirían para garantizar pautas comerciales de convivencia, estándares de seguridad hacia los consumidores e igualdad de oportunidades.

“Es una buena ocasión para que se regule a todos por igual” declaró la presidente Cristina Galand objetando así el Artículo N°2 del Proyecto que pretende excluir de la normativa a los carros ya establecidos y habilitados por una ordenanza anterior, que data del año 2016. Indicaron que ello generaría desde el inicio, diferencias y privilegios, sin establecer en ningún punto las razones por las cuales intentan hacer dicha diferenciación.

Para la Asociación Hotelero Gastronómica preocupa que la vaguedad en cuanto a detalles técnicos, se preste a confusiones dadas por la libre interpretación, tanto de quienes realicen la inversión de compra de un carro gastronómico como de los organismos de control.

Entre los puntos en los que pidieron precisión en la ordenanza fueron por ejemplo que se defina que tipos de alimentos se pueden vender, el equipamiento mínimo necesario de trabajo (heladera, freezer, etc.), una correcta ventilación e instalaciones como las eléctricas y de gas realizadas por agentes matriculados.

Se solicitó que la nueva normativa incluya, más detalladamente, aquellos elementos que certifican la trazabilidad de las materias primas, promoviendo la seguridad alimentaria (estado y conservación de los productos) y el cuidado ambiental del área donde se instalen los Food Trucks.

También que haga referencia a la disposición final del aceite vegetal usado, tal como es exigido a los establecimientos fijos, que se declare la obligatoriedad de que cuenten no solo con un tanque de agua sino también otro de almacenamiento del desagüe de la misma capacidad y un servicio mensual de control de plagas, entre otros.

La nueva normativa regula que la distancia que tiene que tener un Food Trucks de un establecimiento gastronómico fijo será de 500 metros, algo que se esperan desde el sector que comience a regir también para los carritos de comida que ya están instalados en muchos casos a tan solo 150 metros de distancia de locales fijos como restaurantes, generando competencia desigual.

Al respecto los ediles dejaron en claro que es menester de la Municipalidad establecer la ubicación de los mismos, coincidiendo todas las partes en que lo más óptimo sería en áreas alejadas del centro de la ciudad, proveyendo a dichos barrios de nuevas ofertas gastronómicas.

En cuanto a ofrecer al menos una opción de alimentos y bebidas aptos para el consumo por personas celíacas desde la Asociación hicieron saber que en otras oportunidades ya se han expedido sobre dicha exigencia, considerando que no todos los establecimientos se encuentran en condiciones, tanto a nivel infraestructura como de recursos humanos, como para garantizar al 100% un menú celíaco, por lo que exigir esto a los Food Trucks sería aún más inviable por una cuestión de espacio físico y podría poner en riesgo la salud de los comensales.

Respecto de las pautas comerciales de convivencia se planteó durante la reunión la necesidad de hacer cumplir la prohibición de venta de bebidas alcohólicas en la vía pública ya que varios están actualmente en contravención.

El concepto general de la reunión fue la necesidad de establecer un orden que asegure no solo una convivencia armónica sino también que evite una competencia desleal que provoque el cierre de restaurantes en funcionamiento.

La predisposición al diálogo de todas las partes permitió que comerciantes de trayectoria de la ciudad expliquen que, para sostener sus establecimientos en funcionamiento requieren cumplimentar un innumerable listado de disposiciones como el pago de IVA, Policía del Trabajo, Ingresos Brutos, Tasa de Higiene, Recolección de aceites, Tasa por la venta de bebidas alcohólicas, Seguro Integral de Comercio, servicio de ambulancia, puesta a tierra, análisis de agua, recarga de matafuegos, limpieza de tanques, ADICAPIF, SADAIC, sueldos, cargas sociales, aportes sindicales, ART, entre otros.

Además, que sus establecimientos no generan trabajo unipersonal, sino que por el contrario es una industria de generación intensiva de trabajo.

Sobre este punto, representantes del área de Recaudación Municipal, durante la reunión se comprometieron a evaluar la situación y brindar algún alivio o incentivo.

“Entendemos la crisis económica y la necesidad del Estado de dar respuesta a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, pero estamos convencidos que la promoción del comercio formal puede generar oportunidades de trabajo y crecimiento para todos” declaró Cristina Galand al finalizar la reunión agradeciendo el espacio.

Dejá tu comentario