urbana - espacios
Regionales | deportes

Ganó una importante maratón y lo premiaron con cuatro paquetes de yerba

Se trata de David Rodriguez, un atleta de 27 años oriundo de Esquel y que hace 8 años vive en Comodoro Rivadavia, tuvo una experiencia insólita tras ganar la corrida de San Silvestre realizada en Buenos Aires.

Con alrededor de 12.000 atletas, la corrida de San Silvestre, se ha convertido en una corrida de gran convocatoria para deportistas de todo el país.

David Rodriguez, quien corre desde los 15 años ya se consagró como un atleta de Elite en la provincia del Chubut, y por eso, lo insolito de lo que le ocurrió en la premiación.

La carrera, que consistía en un trayecto de 8 kilómetros, es muy reconocida a nivel sudamericano: «En Argentina hace diez años se hace, se cumplía el 10° aniversario y tuvo una buena convocatoria de gente», indicó David en comunicación con el programa Juntos y Re-Sueltos por LU12 AM680 y FM Láser 92.9.

«Me tocó ganar, y no voy a negar que fue muy bonito salir por todos lados», dijo a la emisora. Pero esta vez, su triunfo tuvo una mayor popularidad debido al posteo que hizo mediante su cuenta de Facebook, en donde hace mención a los cuatro paquetes de yerba que les fue entregados.

Para esta carrera, el costo de inscripción rondaba entre $1000 y $1500, «depende de los que el corredor elija para el kit», explicó David. Es decir, que sólo con la recaudación de las inscripciones, la organización reuniría más de $12.000.000. «Están en todo su derecho de poner o no poner reconocimiento, pero a nosotros nos pareció una burla, cuando el evento mueve mucha plata», consideró el maratonista que ganó la corrida con un tiempo de 24′ 02″.

«Que se burlen de nuestro trabajo nos enoja, y no es para nada lindo, todos tenemos nuestros trabajos y a nadie le gustaría que los primeros meses les paguen con cuatro paquetes de yerba«, remarcó David. Además, aclaró que tampoco esperaba un premio monetario, sino «alguna orden de compras» o en su defecto algún premio relacionado a su profesión.

Además, «la organización había puesto un premio al que hacía el record, que era bastante difícil, de 23′ 15″», señaló. Quien rompía ese tiempo, se llevaba unos $7.000.

«Esperábamos otra cosa y decidí hacer el descargo por redes sociales», comentó a LU12, y para cerrar expresó que sólo «queríamos un poco más de respeto a nuestro trabajo«.

Fuente: La Opinión Austral

Dejá tu comentario