Medio Ambiente | neuquen

Greenpeace protestó por residuos petroleros en Vaca Muerta

Unos 45 activistas de Greenpeace se apostaron en el ingreso a la base que la empresa Treater SA tiene en Añelo,  en la provincia de Neuquén, lugar donde se arrojan residuos petroleros y ha sido foco de polémica tanto por la cuestión ambiental como por la detención de un fotógrafo alemán.

Los manifestantes se ataron entre sí con cadenas para impedir el ingreso de camiones, a la vez que reclaman el cierre del predio, según explicó Leonel, uno de los voceros. “Sabemos que es una empresa particular, pero nosotros responsabilizamos a las petroleras, por ley deben hacerse cargo de sus residuos y lo saben”, resaltó.

Los activistas afirman que los residuos petroleros se arrojan en enormes piletones, que cubren 13 hectáreas, sin los aislantes necesarios, por lo que los hidrocarburos pasan a la tierra y al agua, derivando al río.

Greenpeace ya había denunciado esta situación públicamente, al igual que las comunidades mapuches que viven en la zona y que fueron las que presentaron la denuncia que traccionó la investigación judicial.

En diciembre del año pasado, la fiscalía de Delitos Ambientales, a cargo de Maximiliano Breide Obeid, ordenó un estudio complejo del suelo para afirmar o desmentir la presencia de tóxicos debajo de las piletas de acopio de la compañía.  Actualmente se están esperando los presupuestos que demandarán la toma y análisis de las muestras de dos laboratorios privados y de los de las universidades de La Plata y del Comahue.

Hasta el momento se realizaron inspecciones oculares y se solicitó información a la subsecretaría provincial de Medio Ambiente. “A simple vista se ve que las piletas están al máximo, el tema es saber si tienen la capacidad para procesar la cantidad de residuos petroleros que reciben y si no hay filtraciones a las napas”, detalló el fiscal y aclaró: “el problema no son los residuos en sí porque a eso se dedica la empresa”.

Además, durante los primeros días de enero, el fotógrafo alemán Stefan Borghardt fue detenido mientras trabajaba en el lugar y llevado a un calabozo de la comisaría 10 durante dos horas. Le sacaron su cámara, rollos y memorias. También denunció que lo golpearon y que revisaron su celular personal.

Fuente: La Mañana Neuquén.

Temas

Dejá tu comentario