Nacionales | crimen

La mujer encontrada envuelta en una frazada tenía más de 20 puñaladas

La víctima se llamaba Magdalena Peralta y fue identificada por su ex marido, Matías Giménez. Apuntó a gente de "mal vivir".

El cuerpo de Magdalena Peralta, de 36 años, fue encontrado sin vida envuelto en una frazada en la localidad bonaerense de Isidro Casanova. Su identidad se supo recientemente ya que su ex marido la reconoció.

Su cuerpo había sido arrojado de un auto en movimiento, y fue descubierto minutos después por un matrimonio.

De acuerdo al resultado de la autopsia practicada , la mujer fue asesinada de 21 puñaladas que le provocaron lesiones vitales, 8 de las cuales fueron en el hombro, 7 en la cabeza, 5 en el cuello y una en el antebrazo.

Asimismo, según el informe preliminar de la necropsia, la data de muerte fue estimada entre 12 y 24 horas y el cadáver no presentaba signos de defensa ni de abuso sexual, mientras que la bolsa en la cabeza fue colocada post mortem.

En tanto, en el cuerpo se encontraron rastros de arena, tierra, y pelos de animales, por lo que se presume que fue arrastrada en otro lugar y que la escena del crimen es secundaria, ya que sólo fue el sitio de descarte de la víctima, añadieron los voceros judiciales.

El hombre explicó que se podía apreciar que “se ensañaron bastante con esta persona”, ya que “tenía una bolsa en la cabeza, unas puntadas en el cuello en la parte de atrás y estaba toda atada”.

El vecino dijo que la bolsa “era de nailon verde” y le “cubría toda la cabeza” y que no se podía descartar que la muerte haya sido por “asfixia”, ya que “se ve como que la chica quiso respirar y la bolsa la tenía metida en la boca”.

Respecto a la vestimenta, dijo que sólo le vio “una remera negra tipo musculosa”, que en “la parte de abajo no tenía ropa” y que se veía “un tatuaje tribal desde la cadera hasta la pierna”.

Sobre la posición en la que estaba el cadáver, comentó que la mujer “estaba doblada como en cuclillas y atada de pies, manos y cuerpo” y que además estaba “de costado pero con la cabeza mirando para arriba, con las piernas y los brazos flexionados”.

Agregó que la frazada y la sábana que envolvían el cuerpo no estaban manchados con sangre y que el cadáver estaba “atado con fuerza para que quede compacto”.

Temas

Dejá tu comentario