Sociedad |

La oscura trama de la negativa municipal de otorgar un título de propiedad

El caso de la propiedad de Juan Carlos Coleff no reconocida oficialmente por la MRT, pasó de ser un simple culebrón de temporada a convertirse en una novela que lleva décadas pero que ahora se instaló en el prime time y con un rating del cual dan cuenta los innumerables apoyos con que cuenta el vecino ante la negligente posición del Ejecutivo local.

La propiedad es muy importante, claro, pues allí funciona hoy el local de tragamonedas de Casino Club, inmueble de propiedad de la familia Coleff, que está en Rada Tilly desde la década del ’40 del siglo pasado, cuando todavía no existía el municipio como tal.

La redacción de El Observador del Sur pudo acceder a información importante sobre el caso que a continuación detallamos:

Desde entonces, el propio Ejecutivo ha sostenido que hay un problema de sucesión en el medio, pero el terreno fue comprado después de que falleció el padre de Juan Carlos Coleff, con lo cual la familia no entiende que es lo que pretende la MRT con dicho argumento, el cual da por tierra con la documentación a la que tuvo acceso este medio, y que se puede observar en la galería de imágenes debajo de estas líneas.

Improvisación y ¿gato encerrado?

Lo cierto es que hoy el municipio pretende que los abogados de la familia Coleff renuncien a sus honorarios a cambio de darles el título del inmueble, lo que se trasunta, a todas luces, como una extorsión de su parte.

Dichos honorarios son tan altos, porque la Municipalidad en primera instancia no se allanó a la medida y con el paso del tiempo serán aún más altos, por el aumento en el valor de la propiedad.

Muchos vecinos radatilenses han brindado a través de las redes sociales su apoyo a la familia en las últimas horas, a lo que se suma que el Sr. Coleff esta con graves problemas de Salud y una avanzada edad, y nadie duda en Rada Tilly del derecho que le asiste sobre ese lote salvo el Poder Ejecutivo municipal, ya sea por negligencia y/o incapacidad propias.

Dejá tu comentario