urbana - espacios
Policiales |

Los 10 rugbiers acusados por el homicidio de Fernando Báez Sosa decidieron declarar

Se presentarían ante la fiscal Verónica Zamboni los testimonios de los diez detenidos, todos acusados por homicidio agravado por participación de dos o más personas.

El abogado defensor de todos ellos, Hugo Tomei, confirmó que la decisión está tomada y que se llevará a la práctica una vez que en la causa empiecen a quedar definidos las pruebas que involucran a cada uno de ellos.

"Todos están bien", señalaron con respecto al estado de los imputados, que desde hace dos días están alojados en la alcaidía de la Unidad Penal 6 de Dolores. Allí ayer recibieron primero a Tomei, y luego a sus familiares.

Tomei tiene claro que los videos comprometen a varios de sus clientes, lo mismo que los testimonios de varios de los testigos presenciales. Pero confía en que varias de estas pruebas y declaraciones incorporadas al expediente puedan ser objetadas dado que advierte contradicciones entre las versiones que cada uno ha dado de los hechos.

Ya había trascendido la sorpresa de la defensa ante la aparición en escena del denominado "Testigo T", que se presentó espontáneamente este lunes en la Unidad Fiscal N°6 y volcó allí un relato minucioso, casi cinematográfico, desde los incidentes dentro de la discoteca entre Báez Sosa y algunos de los hoy acusados hasta el trágico desenlace, en la vereda de enfrente de Le Brique.

"Dio demasiados detalles, es muy difícil que pueda haber visto todo y recordado tanto", expresó a La Nación una fuente que advierte en esa declaración una exagerada cantidad de datos. De todas maneras el testigo se mostró creíble y al otro día, en rueda de reconocimiento, señaló a siete de los imputados con los roles que tuvieron en aquella pelea y posterior crimen.

La fiscal Zamboni está a la espera de resultados de peritajes. Espera por el análisis de los teléfonos, que confirmarán si todos estaban allí aquella madrugada del sábado 18. También si entre sus mensajes hubo alguna mención a lo ocurrido.

Además empiezan a aparecer primero informes de los análisis químicos sobre muestras. Se confirmó que en las prendas que vestían algunos de los imputados había manchas de sangre humana y que esos restos están aptos para avanzar con peritajes genéticos.

Zamboni espera por estas evidencias para empezar a resolver el pedido de prisión preventiva. Este fin de semana se cumple el primer plazo, que será prorrogado. El 18 de febrero tendrá que tener definido acusación y fundamentos, uno por uno, para que el juez de Garantías David Mancinelli pueda evaluar si corresponde que todos continúen detenidos después del primer mes de transcurrido el crimen.

En la medida que la defensa tome contacto con las cargas que Zamboni tiene contra cada uno de sus clientes se verá la oportunidad de declarar. Hay acuerdo para seguir todos con un mismo abogado y dar versión de lo que hizo cada uno aquella noche. Será a la brevedad. Por ahora siguen en silencio y tras las rejas de la cárcel de Dolores.

FUENTE: La Nación

Dejá tu comentario