urbana - espacios
Regionales |

Los hermanos que asesinaron a su padre "lloraban todo el tiempo"

Así lo aseguró la defensora oficial de los jovenes que fueron encarcelados por matar a su padre. Hasta el momento no han podido declarar por el estado en que se encuentran. Los vecinos y familiares confirman que había violencia familiar en la casa de los Jara. "Es mucha violencia, de toda la vida. Ella (por Hilda) siempre venía con un ojo negro y Fernando era al que más golpeaba", confió María, una vecina y amiga de Hilda.

Fernando y Matías Jara, de 27 y 21 años, se encuentran detenidos con prisión preventiva, acusados de asesinar a su padre Orlando en plena vía pública en la ciudad de Neuquén.

La defensora oficial, Natalia Godoy, aseguró que no han podido hablar aun con ellos por el estado de conmoción en que se encuentran “El mismo día tuvimos una entrevista, pero lloraban todo el tiempo, estaban angustiados, no podían hacer un relato de todo lo que pasó”, precisó la defensora.

Además, resaltó que “de un momento a otro, chicos que nunca tuvieron antecedentes ni conflictos, incluso el mayor estuvo en una misión en Haiti con el Ejército, se convirtieron en homicidas”.

“Estamos trabajando intensamente para poder entender el contexto familiar en el cual se criaron estos chicos, por el momento, de todos los testimonios surge que hubo violencia familiar crónica y de violencia de género, donde los chicos siempre resguardaban a la madre”, destacó Godoy.

La defensora no aventuró otra calificación para el crimen, aunque indicó que la actual -homicidio agravado por el vínculo- habla de “una intención homicida, que para nosotros no es tan clara. Incluso no sabemos la participación real de Matías, sí que a Fernando lo señalan los testigos como el autor”.

Resaltaron la violencia que ejercía la víctima

La esposa, los hijos, familiares, amigos de los jóvenes y hasta los vecinos conocían de la violencia que Jara ejercía sobre su familia. Todos la resaltaron y destacaron que los dos hermanos se defendieron de “otro ataque” de su padre.

“Matías siempre venía a casa y nos contaba lo que le hacía el padre, que los despertaba a mitad de la noche y los golpeaba o les apuntaba con un arma”, confió un amigo del joven de 21 años que está acusado de asesinar a su padre.

“Es mucha violencia, de toda la vida. Ella (por Hilda) siempre venía con un ojo negro y Fernando era al que más golpeaba”, confió María, una vecina y amiga de Hilda, quien resaltó que los chicos sufrieron mucho. “Siempre les pegó, todos sabemos lo que les hacía, ellos se defendieron”, sostuvo otro amigo de los hermanos.

“Cuando te pegan tanto, tenés que aprender a defenderte”, sentenció Diego, quien se mostraba fuerte delante de su madre y su hermana, pero por dentro lloraba que había perdido a tres hombres en su vida.

“Mis hermanos la tienen complicada, lo único que espero es que no pasen tantos años adentro. Y mi papá cuando estaba sobrio era bueno, hacía cosas buenas para los vecinos y nosotros. El tema era cuando tomaba”, expresó entre lágrimas y agregó: “Yo lo quería, era mi papá, pese a todo”.

Fuente: La Mañana Neuquén

Dejá tu comentario