Salud |

No desayunar aumentaría las posibilidades de problemas cardíacos, según un estudio

Según un nuevo estudio, no desayunar puede estar relacionado con tu riesgo de morir temprano de una enfermedad cardiovascular.

Saltarse el desayuno se asoció significativamente con un mayor riesgo de muerte relacionada con el sistema cardiovascular, especialmente muerte relacionada con el accidente cerebrovascular, en el estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology.

La enfermedad cardiovascular, específicamente la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular, es la principal causa de muerte en el mundo y representa una combinación de 15,2 millones de muertes, en 2016, según la Organización Mundial de la Salud. La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en Estados Unidos.

Saltarse el desayuno y la muerte cardiovascular

El estudio incluyó datos de 1988 a 1994 sobre 6.550 adultos de EE.UU., de 40 a 75 años, que informaron con qué frecuencia desayunaban en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición.

Los datos de la encuesta generalmente permiten que los encuestados definan qué comida se considera desayuno.

Se analizaron datos separados para determinar el estado de salud de los adultos hasta 2011. En total, se registraron 2.318 muertes durante un período de seguimiento promedio de 18,8 años, incluidas 619 de enfermedades cardiovasculares.

Los investigadores examinaron de cerca la frecuencia con la que cada persona consumía el desayuno y la mortalidad, específicamente si la muerte estaba relacionada con la salud cardiovascular. En los datos, el desayuno se definió como…

De esos adultos, el 5,1% informó que nunca consumió el desayuno; 10,9% rara vez desayunaba; 25% desayunaba en algunos días, y el 59% desayunaba todos los días.

Según el estudio, en comparación con los que tomaban el desayuno todos los días, los adultos que nunca lo hacían tenían un mayor riesgo de muerte relacionada con enfermedad cardíaca y muerte relacionada con apoplejía.

Se observó que esas asociaciones eran significativas e independientes del estado socioeconómico, el índice de masa corporal y los factores de riesgo cardiovascular, anotaron los investigadores.

“Según nuestro conocimiento, este es el primer análisis prospectivo de saltarse el desayuno y el riesgo de mortalidad cardiovascular”, escribieron.

El estudio tenía algunas limitaciones, incluyendo que los datos no incluían información sobre qué tipos de alimentos o bebidas se consumían para el desayuno y si los patrones de consumo del desayuno de una persona cambiaron entre 1994 y cuándo se recopilaron los datos de seguimiento de la mortalidad.

Lo más importante es que el estudio encontró solo una asociación entre saltarse el desayuno y el riesgo de muerte prematura, no porque saltarse el desayuno cause específicamente tales resultados. Se necesita más investigación para determinar si perderse esa comida podría acortar la esperanza de vida y por qué existe tal asociación.

En general, el estudio observó que saltarse el desayuno se ha asociado con un mayor riesgo de obesidad, colesterol elevado o grasas en la sangre, presión arterial alta, diabetes tipo 2, síndrome metabólico y enfermedad cardíaca.

Un estudio publicado en la revista Circulation, en 2013, encontró que el desayuno estaba asociado con un riesgo significativamente menor de enfermedad coronaria en los hombres.

El nuevo estudio “estuvo bastante bien hecho”, dijo Krista Varady, profesora asociada de Nutrición de la Universidad de Illinois en Chicago, que no participó en la investigación.

“Sin embargo, el problema principal es que los sujetos que se saltaban regularmente el desayuno también tenían hábitos de vida más insalubres”, dijo. “Específicamente, estas personas eran exfumadores, grandes bebedores, físicamente inactivos, y también tenían una mala calidad de la dieta y bajos ingresos familiares”.

Todos estos factores ponen a las personas en un riesgo mucho mayor de enfermedad cardiovascular. “Me doy cuenta de que el estudio intentó controlar estos factores de confusión, pero creo que es difícil separar la falta de desayuno de su estilo de vida poco saludable en general”, dijo Varady.

Algunas personas pueden saltarse el desayuno como parte de una rutina de ayuno intermitente, pero el desayuno que se salta en el estudio y el desayuno durante un ayuno intermitente, son dos conceptos y prácticas diferentes, dijo Valter Longo, profesor de Ciencias Biológicas en la Universidad del Sur de California en Los Ángeles y director del USC Longevity Institute, que no participó en la nueva investigación.

El ayuno intermitente se produce cuando se realiza un ciclo entre largos períodos de inactividad y luego una alimentación regular, lo que ayuda a restringir la ingesta de calorías.

Algunos estudios, varios relacionados con animales, sugieren que el ayuno intermitente puede reducir el riesgo de obesidad y sus enfermedades relacionadas, como la enfermedad del hígado graso no alcohólico, la diabetes y el cáncer.

Para conectar los hallazgos del estudio con el ayuno intermitente, Longo advierte “tenga cuidado”.

“Hay muy buenas maneras de hacer un ayuno intermitente y potencialmente muy malas formas de hacer un ayuno intermitente”, dijo Longo.

“Pero ciertamente, eso es algo interesante a tener en cuenta, que A: tal vez es mejor quedarse con 12 o 13 horas de ayuno y eso es todo”, dijo. “O B: si necesita hacer 16 horas, trate de saltarse la cena y no el desayuno o el almuerzo”.

Fuente: CNN

Dejá tu comentario