Internacionales | medio ambiente

¿Por qué Filipinas devolvió a Canadá toneladas de basura?

Se trata de 69 contenedores que viajaron a bordo de un carguero que partió de la Bahía de Súbic, al noroeste de Manila, rumbo a Canadá.

La llamada "guerra de basura" entre Filipinas y Canadá continúa. En las últimas horas, las autoridades del país asiático ordenaron el reenvío de un centenar de contenedores repletos de desechos a su nación de origen, tras haber ingresado como material de reciclaje.

De acuerdo con lo declarado por los líderes de la organización EcoWaste, los filipinos se niegan a permitir que su nación se convierta en un "vertedero de basura del primer mundo", por lo que impulsarán la creación de una legislación que restrinja las importaciones de este tipo de elementos.

Se trata de cargamentos que permanecían en territorio filipino desde hace más de seis y años y, de los cuales, al menos 69 serán trasladados a Canadá esta semana, tras el reavivamiento de la polémica por la exportación de contenedores con cargas no reciclables desde países desarrollados.

Y es que, justamente según EcoWaste, la agrupación de firmas a favor del estilo de vida con menor cantidad de residuos, algunas compañías de transporte se valen de los precarios controles aduaneros para permitir el acceso de estas toneladas de residuos.

Durante las labores de carga, activistas de Greenpeace mostraron pancartas en señal de residencia y en favor de la conservación de la naturaleza a través de la disposición adecuada de los desechos.

Los empleados que reciben este tipo de cargamentos son, habitualmente, residentes de las zonas más apartadas y humildes, y se encargan de separar los pocos fragmentos reciclables en medio de los restos de pañales y toallas sanitarias.

Hace poco más de un mes que Rodrigo Duterte, el mandatario filipino, ordenó estas repatriaciones de residuos a Canadá, pero solo unos días atrás la administración de dicho país acepó asumir los costos de envío de más de 2.400 toneladas que ingresaron a Asia entre los años 2013 y 2014.

Se estima que son cerca de 190.000 dólares los que tendrá que pagar Canadá para cumplir con el regreso de los citados 69 contenedores luego de que aumentaran las tensiones por la que habría sido una transacción privada de la compañía Chronic Plastics.

Con Reuters y EFE

Dejá tu comentario