Regionales | salud

Proponen que se advierta en las etiquetas sobre los productos altos en grasas o azúcares

Se busca favorecer las decisiones de consumo informadas y más saludables e incentiva a la industria alimentaria a reformular sus productos para cumplir con los estándares recomendados.

Los índices de obesidad se incrementaron en el país en los últimos años, con lo cual desde el sector de salud plantean propuestas para fomentar entornos saludables y alertar sobre aquellos productos que son altos en calorías, sodio, azúcar o grasas.

Las nutricionistas Mirtha Alegre y Paula Aquino, explicaron acerca del trabajo en materia de lucha contra la obesidad. Alegre es coordinadora por Patagonia de la Coalición Nacional, mientras que Aquino es vicepresidente de la asociación de nutricionistas, entidad miembro de la coalición.

El 15 de junio el Comité de Nutricionistas del Mercosur (CONUMER) se pronunció a favor de la realización de un etiquetado frontal de advertencia que se coloca en los productos que contengan exceso de nutrientes críticos como azúcares, sal o grasas, como lo tiene Europa y algunos países de Latinoamérica, como Uruguay, Perú y Chile.

Los países que son miembros del CONUMER pueden utilizar sus pronunciamientos para crear políticas en materia de salud públicas, de esta manera, se espera que Argentina incorpore esta norma en su Código Alimentario y a futuro comience a implementarse el etiquetado en cada producto. Además, hay que tener en cuenta que Argentina cuenta con datos alarmantes en cuanto a sobrepeso, obesidad, obesidad infantil y también en consumo de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas.

“En este momento sobre lo que está trabajando la coalición es sobre el rotulado frontal de los alimentos. El etiquetado que tenemos actualmente es de 2005, cuando el Código Alimentario Argentino adopta el reglamento técnico del CONUMER, el tema es que este etiquetado no alcanza en relación a que no tiene una perspectiva de prevención de obesidad”, dijo Alegre. En este sentido, la nutricionista señaló que “teniendo un etiquetado las políticas son más fáciles, por eso es lo primero que hay que lograr. Si tenés un etiquetado podes decir que aquello que tenga más de dos sellos no puede entrar en cantinas escolares o no puede hacer publicidades en lugares infantiles” mencionó como ejemplo.

Además Aquino agregó que: “es más fácil para la población poder entender este etiquetado, lo que más se nota en consultorio es la dificultad de interpretar los rótulos. El etiquetado frontal resume”.

En estos casos, el frente del envase debe incluir un sello negro con la inscripción “Exceso de…” seguido por el nutriente crítico correspondiente. Mientras más sellos tenga un producto, menos saludable es y por eso se desaconseja su consumo. De todos modos, aun no está claro de qué manera se implementará este etiquetado, aparentemente se buscaría dar advertencias pero también brindar otra información nutricional.

De esta forma, favorece decisiones de consumo informadas y más saludables e incentiva a la industria alimentaria a reformular sus productos para cumplir con los estándares recomendados.

Fuente: Diario Crónica

Temas

Dejá tu comentario