Internacionales |

Reino Unido advirtió una acción "contundente" si Irán no libera el barco petrolero

El barco capturado por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) el viernes se encuentra ahora en el centro de una crisis cada vez mayor entre Irán y las potencias occidentales, mientras Teherán lucha por liberarse de los efectos devastadores de las sanciones económicas de EE. UU. y reinicia las conversaciones nucleares.

Gran Bretaña reiteró este sábado las advertencias de que tomaría medidas “contundentes” si Irán no libera un petrolero con bandera del Reino Unido que capturó en el Estrecho de Ormuz, la más reciente confrontación en un tenso enfrentamiento en la importante ruta marítima.

Pero podría haber consecuencias graves para la agresión de la República Islámica hacia el Reino Unido, una de las tres potencias europeas que han tratado de salvar el acuerdo nuclear de 2015 en Irán incluso después de que Estados Unidos lo abandonó.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, dijo que el incidente mostraba “señales preocupantes de que Irán podría estar eligiendo un camino peligroso de comportamiento ilegal y desestabilizador”, y agregó que la respuesta del Reino Unido sería “considerada, pero contundente”.

El Reino Unido convocó una reunión de emergencia de funcionarios de seguridad nacional el viernes por la noche para responder. Ha advertido a los barcos conectados a la industria naviera del país que “permanezcan fuera del área” en el ínterin.

Los medios de comunicación iraníes informaron el sábado que el barco, el Stena Impero, fue capturado después de un accidente con un barco de pesca y que estaba detenido por “violar las regulaciones internacionales”. Un segundo barco de propiedad británica, el MV Mesdar con bandera de Liberia, fue retenido brevemente por Irán, pero luego fue liberado.

Las acciones de Irán en el Estrecho se produjeron pocas horas después de que las autoridades de Gibraltar acordaron prorrogar durante 30 días la detención de un petrolero iraní que está bajo su custodia. Ese barco, el Grace 1, fue capturado por las autoridades británicas el 4 de julio, acusado de intentar transportar petróleo a Siria en violación de las sanciones de la Unión Europea.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, respondió a las advertencias de Gran Bretaña el sábado con uno de los suyos.

“A diferencia de la piratería en el Estrecho de Gibraltar, nuestra acción en el Golfo Pérsico es defender las reglas marítimas internacionales”, dijo Zarif en Twitter. “El Reino Unido debe dejar de ser un accesorio para el #TerrorismoEconómico de Estados Unidos”.

Los observadores esperaban que Irán respondiera a la incautación del Grace 1, y el Reino Unido elevó el nivel de seguridad para los barcos británicos en el Golfo Pérsico la semana pasada.

“Están (Irán) haciendo esto en respuesta a la captura del Grace 1 por parte de la Marina Real en Gibraltar… o pueden hacerlo para aumentar la tensión en el Golfo ahora porque quieren llevar este conflicto y este estado de cosas, que está dañando a Irán, a un punto culminante”, dijo el legislador británico Bob Seely, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

Fuente: CNN en español

Dejá tu comentario