Policiales | Femicidio | Sarmiento

Sarmiento: el femicida de Lorena habría abusado de su hijastra de 15 años

El femicidio de Lorena Vanesa Piedras, ocurrido en Sarmiento fue cubierto por diversos medios nacionales. Este martes, en el programa Cortá por Lozano, que se emite en TELEFE, el periodista Mauro Szeta brindó detalles reveladores sobre el hecho.

Lorena estaba junto a sus hijas de 15 y 5 años cuando fue atacada por su pareja, Samuel Alberto Alcalá. «Mi padrastro mató a mi mamá, me apuñaló y me pegó con un palo en la cabeza. Mi mamá está muerta», dijo la adolescente de 15 años que presenció cómo su padrastro (y padre de la más chiquita) asesinaba a su madre.

Lorena recibió 17 puñaladas en la vivienda que compartía junto al femicida y sus dos hijas, ubicada en la calle Rivadavia al 1320 del barrio Parque Patagonia en la localidad de Sarmiento.

UN PRESUNTO ABUSO SEXUAL

Según describió este martes el periodista Mauro Szeta “hay un antecedente” en el caso y es “en marzo la hija de 15 se va de la casa. Y cuando indagan, termina por contar que había sido víctima de abuso sexual. Lo que se supone es que había sido víctima de abuso por parte de su padrastro. En marzo, hace dos meses nada más. Y que había reiterados episodios de violencia de género hacía tanto su esposa como a su hijastra”.

Según informó el Ministerio Público Fiscal de Chubut, la autopsia reveló que la víctima recibió las puñaladas en la zona alta de la espalda y que también presentaba otros cuatro cortes en el cuello y una cuchillada en lado derecho del mentón que le provocó la muerte.

De acuerdo a los voceros judiciales, la chica de 15 años fue apuñalada en el omóplato izquierdo y golpeada en la cabeza con un palo de escoba cuando intentó defender a su madre del ataque.

La fiscal de la causa, Andrea Vázquez imputó a Alcalá de «homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y femicidio» de Piedras y de la «tentativa de femicidio» de la hija adolescente de la mujer.

La fiscal también pidió que el acusado siga detenido hasta el juicio oral al tiempo que el defensor público Gustavo Oyarzun solicitó la libertad del imputado y, subsidiariamente, una medida de coerción por cuatro meses.

Finalmente, el juez Jorge Novarino dispuso la prisión preventiva del acusado y fijó un plazo de seis meses para concluir la investigación.

Fuente: El Patagónico

Dejá tu comentario