Tecnología | Internacional | Mundo | turismo

Turismo en la Luna, a un paso de ser realidad

En el segundo semestre de 2018 viajarán al satélite de la Tierra los dos primeros turistas del mundo.

Ya han pasado 50 años desde que el Apolo 11 se posara sobre la Luna. En una misión que marcó un antes y un después en la Historia de la Humanidad, el astronauta Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano en pisar la superficie lunar.

Ahora, esa épica aventura estará al alcance de todos, o al menos de todos aquellos que tengan una suma de varios ceros en la cuenta bancaria.

Eso sí, los visitantes interplanetarios tendrán que conformarse con ver el satélite desde lejos, ya que la compañía espacial estadounidense encargada de materializar este sueño para muchos, SpaceX, no contempla el aterrizaje sobre la Luna en sus viajes.

SpaceX hizó público que el primer viaje turístico a la Luna se llevaría a cabo en el segundo semestre de 2018 y que el número de viajeros será de dos; no obstante, no fue así y tendremos que esperar un poco.

Estas dos personas, cuya identidad se desconoce y es probable que se mantenga en el anonimato hasta el día de su partida por motivos de seguridad, viajarán a bordo de dos cápsulas Dragon 2, lanzadas en el cohete Falcon Heavy de la misma compañía.

Este cohete, uno de los más potentes del mundo, se lanzó con éxito al espacio el 6 de febrero de 2018 con una carga bastante singular.

A bordo del cohete viajaba un vehículo Tesla Roadster con un maniquí bautizado como Starman al volante que ya viaja por el espacio en una aventura en solitario.

Estos dos viajeros se convertirán en las dos primeras personas en poner rumbo a la Luna en los últimos 47 años, ya que la última visita al satélite fue en 1972. Todavía no se sabe con exactitud cuando se realizará el viaje.

Sin embargo, se conoce que el viaje tendrá una duración de una semana y será teledirigido, además de ir mucho más rápido y más lejos del Sistema Solar de lo que se ha conseguido hasta ahora.

Con todo, y a pesar de que los turistas no deberían tener que dirigir las naves, estos dos misteriosos viajeros tendrán que pasar por un entrenamiento previo por si durante la travesía surgiese algún tipo de problema.

Aunque no será una preparación tan intensa como la de los astronautas, es de esperar que estos viajeros tengan que pasar por un entrenamiento sobre todo físico pero también mental, tal y como ocurren en algunas disciplinas deportivas para adiestrar la mente ante posibles problemas, así como a nivel tecnológico para poder manejar la nave en caso de que fuera necesario.

Como hemos dicho, la identidad de estos viajeros se desconoce, aunque el líder de SpaceX, Elon Musk, ha declarado que no se trata de ninguna personalidad procedente de Hollywood. Lo que sí se sabe es que ambos han tenido que realizar ya un suculento anticipo económico antes siquiera de subirse a la nave.

La cifra exacta de este primer pago, así como el coste total del viaje, se desconoce, ya que la empresa privada estadounidense no ha querido hacer ningún tipo de comentario al respecto. Con todo, se puede presuponer que barato no será y que, desde luego, teniendo en cuenta los casos que se conocen de viajes al espacio a nivel turístico, no estará al alcance de todos.

En 2001, Dennis Tito, de 60 años, se convirtió en el primer turista espacial al viajar fuera de nuestro planeta a bordo de la nave rusa Soyuz hasta la Estación Espacial Internacional.

Por aquel viaje de apenas 10 días, el magnate estadounidense tuvo que desembolsar la friolera de 20 millones de dólares que fueron a parar a la Agencia Espacial Federal Rusa.

Un año más tarde, en 2002, el millonario Mark Shuttleworth siguió sus pasos y en 2006 Anousheh Ansari se convirtió en la primera mujer en disfrutar del turismo espacial.

Se espera que tras la expedición, los viajes a la Luna sean cada vez más habituales y con un mayor número de tripulantes. Para los que el precio sea prohibitivo, la magia del cine nos seguirá permitiendo viajar al satélite desde la comodidad del salón de nuestra casa.

Dejá tu comentario