Chubut | educación | escuelas | Sobre precios

Un empresario preso en la causa por los sobreprecios en obras escolares

Los fiscales de la Unidad Anticorrupción, Omar Rodríguez y Alex Williams, encabezaron ocho allanamientos durante el día de ayer  en Trelew y Rawson en la causa por administración fraudulenta en perjuicio del erario: obras que debían realizarse en las escuelas a través de contrataciones directas del Ministerio de Educación.

En ese marco, fue detenido uno de los empresarios, Richard Daniel Schmidt, porque al momento del allanamiento en su firma, Lada SRL, tiró documentación al inodoro para destruirla. Por el caso ya renunciaron la ministro de Educación, Graciela Cigudosa y el subsecretario de Coordinación Operativa, Raúl Care, cuya casa y despacho en el Ministerio fueron allanados.

El juez Fabio Monti emitió la orden para que desde las 8.30, las brigadas de operaciones de Trelew y Rawson, Policía y la Unidad Especial de Delitos contra la Administración Pública, realizaran los allanamientos en forma simultánea. Además de Care y Lada Construcciones SRL, incluyeron Ramida SRL, Gefer SRL, Calypso Revestimientos, y en los domicilios de los monotributistas Jorge Santucho, Félix Currumil y Daiana Henríquez.

Según explicó el fiscal Rodríguez, en Educación buscaron documentación, celulares, computadoras, dispositivos electrónicos y “sobre todo una requisa personal para secuestrar el teléfono de Care”.

La hipótesis es que “estamos en presencia de un fraude, intervino un grupo de particulares con complicidad de funcionarios y se pusieron de acuerdo en aparentar competir, cuando ya estaba direccionado de antemano quiénes iban a hacerse cargo de las obras. En realidad las hace una sola persona, el 95% de las refacciones en las escuelas las hizo Santucho, a pesar de que en el cuadro comparativo aparecen ganando otros empresarios. Todos tienen vinculación entre ellos y se pusieron de acuerdo para hacer creer que competían cuando en realidad era un fraude”.

El fiscal detalló que directoras cuando detectaban que ganaba una empresa pero se presentaba a trabajar otra “llamaban a la Delegación, a Supervisión, algunos recibían respuestas y otros no. Hay mucho malestar entre ellas ya que el común denominador de estas empresas era cambiar unos focos de luz, una tapa de baño, una cerradura, limpiar caloramas, pero la necesidad real de la escuela sigue intacta. Nadie se hizo cargo de las roturas, falta de pintura, cables pelados y caloramas sin funcionar”.

“Ellas recibieron del delegado, quien a su vez recibía instrucciones del subsecretario Care, que pague el anticipo que correspondía al 50% de la obra, cuando recién había salido la resolución. En este caso la resolución salió el jueves 7 de febrero y hay una presentación de factura de Santucho del 12 de febrero. Es decir que cinco días después ya estaban cobrando el anticipo”. La resolución era por un primer pago total de casi 7,5 millones de pesos.

Fuente: Diario Jornada

Dejá tu comentario