urbana - operativos 2020
Regionales | patagonia

Una pareja checa duerme en la cocina de un restaurante cerrado tras quedar varados

Fue Valeria, una vecina de la localidad neuquina de Loncopué, quien hoy les brinda un lugar donde poder quedarse. "Me puse en su lugar, ¿te imaginás qué harías si vas a otro país a viajar y te agarra una pandemia así?", describió la vecina patagónica.

Con el objetivo cumplido de conocer la Patagonia en septiembre del año pasado aterrizaron en Sudámerica. Den de 56 y Vladka, de 57 años, salieron desde Zapala con destino a Chile. Sin embargo, ese mismo día se decretó la cuarentena en Argentina y quedaron varados en el país.

La pareja de jubilados tenía un vuelo de regreso de Santiago de Chile a Canadá, donde vive su hijo, y luego otro con destino a su hogar en la localidad de Pilsen, en república Checa.

La pareja checa se enteró en medio de la ruta lo que había decretado el presidente, Alberto Fernández. Tras no poder ingresar a la localidad de Las Lajas, una de las primeras de la provincia en tener casos positivos, tuvieron un dilema: qué hacer. Las fronteras internacionales estaban cerradas y no podían retornar a tiempo para tomar su vuelo, y no sabían dónde quedarse.

Si bien en la parte de atrás de la camioneta tenían un colchón en donde algunas veces pasaron la noche, todo parecía “muy peligroso”. La falta del idioma, la patente de otro país, la paranoia del virus que comenzó a alimentarse y el no saber qué hacer conformaron un problema que Valeria y su familia les resolvieron.

pareja checa (1).jpg

“Estaba saliendo del hospital de Loncopué, donde trabajo, y me llaman de Defensa Civil preguntándome qué iba a hacer con el restaurante porque tenían una pareja de checos en medio de la ruta sin saber qué hacer”, describió Valeria, de 40 años. En ese momento, la asistente de odontología ofreció el lugar de comidas que está a cinco kilómetros de la localidad y que había cerrado hacía dos días por la pandemia.

“Yo al principio no entendía mucho, pero dije que no tenía problemas. Es más me puse en su lugar, ¿te imaginás qué harías si vas a otro país a viajar y te agarra una pandemia así?”, deslizó la mujer quien conoció a este matrimonio en su restaurante.

Les mostró las instalaciones y les contó que “claramente” no tenía una cama, que no había agua potable, pero que se podían sentir como en su casa. “Ellos son muy relajados, no querían lujos y estaban felices con ese espacio”, describió.

“La importancia de ponerse en el lugar del otro”. Para su familia es un bien importante esta empatía que hizo que ahora tengan dos nuevos amigos. “Ya casi que somos parientes con estos checos, porque con mi marido y mis hijos intentamos venir cuando podemos y se generó un vínculo hermoso”, agregó.

Sin la certeza de cuándo se irán y con el compromiso de seguir dejándose sorprender por “las vueltas de la vida”, Valeria aseguró que “la pandemia llevó al extremo varias situaciones”. Con esperanza que todo mejore para septiembre, concluyó: "Ojalá puedan volver a su casa pronto, aunque los vamos a extrañar bastante".

FUENTE: La Mañana Neuquén

Dejá tu comentario